Déjese llevar por la inspiración.

El Dawn le ofrece el don de la espontaneidad. Le brinda la oportunidad de ir a donde desee, de bajar el techo en menos de 22 segundos y de ponerse en marcha antes de que alguien le convenza de quedarse.

Disfrute el momento con solo tocar un botón y olvídese de quien era hace 22 segundos. Usted controla su propio destino. Disfrute de las emociones.

¿Qué prefiere disfrutar: el bullicio de la ciudad al atardecer y su fabuloso aroma a comida callejera, o un paseo por un pacífico pinar a primera hora de la mañana?

Elija lo que elija, la vida es para compartirla. Y, con un vehículo de cuatro cómodas plazas, usted y sus acompañantes pueden elegir destino juntos. Independientemente de a dónde le lleve la carretera: déjese guiar por la inspiración.

En 22 segundos, el techo del Dawn se abre y todo cambia. La magia del Dawn es poder experimentar la serenidad del interior de un Rolls-Royce con el techo subido y luego bajarlo para sumergirse en el entorno.

Con el techo bajado, el Dawn ofrece todo un festín para los sentidos. Increíble, incomparable. Con el techo subido, el disfrute es también superlativo gracias al lujo y a la sensación de santuario que distingue a todos nuestros vehículos.

El Dawn ofrece una experiencia sensorial inigualable. El olor a sal, a hierba, a tierra, a aire fresco. La luz del atardecer bañando su piel sin nada que lo impida. Disfrútelo, siéntalo, vívalo. Solo con pulsar un botón, la inspiración da paso a la acción.

¿Dónde desea estar dentro de 22 segundos?

Descubra más